miércoles, 23 de febrero de 2011

2010

En Navidad del 2009 vuelvo de Nueva York con una idea clara: trabajar a tope haciendo vídeos para, a día de hoy, poder tener una bobina de la que me pueda sentir orgulloso. Con mi cámara y mi ordenador me doy cuenta que puedo ofrecer vídeos de calidad para todo tipo de usuarios así que me pongo manos a la obra. Todo el mundo puede tener su vídeo, cualquier género vale (vídeos para empresas, retratos de personajes y lugares, videoclips, documentales, makings para moda, bodas...), la cuestión es intentar grabar algo cada semana. Los clientes empiezan a aparecer y los objetivos se van cumpliendo. El trabajar completamente solo me permite intentar desarrollar un estilo propio y evitar discusiones de equipo (lo que es el pan de cada día del jóven universitario). Con el tipo de vídeo que ofrezco creo que cliente y realizador se pueden entender muy bien solos, sin intermediarios. Todo es mucho más cómodo, rápido y efectivo.
He conocido a mucha gente y he disfrutado en cada proyecto, de modo que no puedo pedir más. Simplemente quiero dar las gracias a todos los que habéis confiado en mí este año, espero haber estado a la altura. Aquí os dejo el pequeño resumen de lo que ha sido todo esto.

Marc.

2 comentarios:

  1. O seu trabalho é absolutamente maravilhoso. Estou apaixonada! É lindo!!!
    Parabéns!

    ResponderEliminar